Capacidad de Intercambio Catiónico (CIC)

La CIC es una propiedad fundamental para conocer la fertilidad de un suelo ya que representa la capacidad de éste para retener o adsorber cationes. Esta capacidad del suelo es lo que le permite retener los elementos necesarios para nutrir a las plantas, que de otra forma estarían en la solución del suelo expuestos a perderse con facilidad.