Estabilidad de Agregados

La estructura del suelo es uno de los principales factores que controlan el crecimiento de plantas por su influencia en la penetración de las raíces, la temperatura del suelo, la difusión de gas, el transporte de agua… y por lo tanto es una importante característica del suelo para los agricultores. No sólo es importante fijarse en la macroestructura del suelo, que es aquella que se distingue fácilmente en los terrones tras el laboreo (de tamaños desde centímetros a decímetros), sino que también es importante observar el grado de microestructura, es decir, los pequeños agregados de tamaños inferiores al centímetro. Los suelos bien estructurados suelen tener unas mejores propiedades hídricas, mayor permeabilidad, mejor aireación y están mucho más defendidos contra la erosión.