Hidrofobicidad

La repelencia al agua mostrada por el suelo es una consecuencia del equilibrio entre las fuerzas atractivas que aparecen entre ambos y las fuerzas existentes entre las moléculas del agua. Además de por sus características la repelencia se debe a impregnación de los granos de suelo con secreciones de plantas u otros organismos y por procesos de desecación irreversible, generalmente fuego. La repelencia en el suelo le imprime a éste una serie de comportamientos particulares, sobre todo en lo que tiene que ver con su hidrología y con la susceptibilidad a la erosión.